Agricultura en Brasil: Negocio lucrativo o Derecho a la alimentación.

Carlos G. Aguilar

El 25 de agosto del presente año, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva firmó el decreto que traduce en política pública la alimentación consagrada como un derecho en el artículo 6 de la Constitución Federal de Brasil: la Política Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional. Se trata de una política destinada al combate al hambre en un país que destaca en los últimos años por conseguir una reducción record a nivel mundial, fundamentalmente a traves de programas como Bolsa Familia, Programa de Adquisición de Alimentos y el Programa Nacional de Alimentación Escolar, entre otros.

Naciones Unidas condecoró al Presidente Lula con la distinción de “Campeón mundial en la Lucha contra el Hambre”. Aun así, segun datos levantados por ActionAid Brasil aproximadamente 34,8% de los hogares brasileños estan en condiciones de inseguridad alimentaria y 14 millones de personas siguen expuestas a las secuelas del hambre en el país.

Esto se explica en parte pues paralelamente con los avances en políticas gubernamentales para la atención y reconocimiento del Derecho a la Alimentación, el agronegocio desde febrero de este mismo año viene demostrando una vigorosa actividad comercial con exportaciones sobre todo hacia la Unión Europea, Oriente Medio y Asia.

Un mes después de la firma del decreto presidencial mencionado, las exportaciones del agronegocio brasileño alcanzaban cifras record de US$72,360 billones (en 12 meses), con una considerable presencia de la soja como el principal producto. Casi un 10% (9.8%) de incremento de ventas para el mismo periodo de octubre del 2008 a septiembre del 2009. Después de la soja, la carne (bovina, pollo y cerdo)[1] aparece como el segundo mas importante producto del agronegocio, seguido de cerca por el complejo de azúcar y etanol.

Esto demuestra la realidad de la agricultura brasileña, una estructura desigual donde los negocios incorporan una parte de la agricultura familiar, con el apoyo financiero de la banca y el sistema crediticio; solo para tener una idea de los valores pasados por el Banco de Brasil para las empresas, el Jornal Sem Terra, destacó para 2004 : Aracruz celulose – R$ 1.167 bilhão, Cargil R$ 921 milhões, Bunge R$ 607 milhões, ADM R$ 585 milhões, Nestlé R$ 330 milhões, Rhodia R$ 304 milhões, Souza Cruz R$ 189 milhões, Basf R$ 120 milhões, Monsanto R$ 68 milhões, Bayer R$ 58 milhões[2]. Por otro lado, los programas específicos del gobierno para al apoyo a la agricultura familiar (PRONAF) resultan insuficientes, siendo que persisten los problemas en la distribución de renta y la baja productividad del sector [3].

Las consecuencias de un modelo con estas características repercute en la desigualdad y el peso estructural de los agronegocios en el Producto Interno Bruto de Brasil (PIB) para el tema agrícola [4], incluso esta preeminencia del agronegocio viene marcando transformaciones no solo en el uso de suelos y de la propiedad, sino de la matriz comercial (alrededor del 40% de las exportaciones de Brasil responde a productos primarios) y energética a nivel regional. En este contexto la agricultura familiar en Brasil es fuente de empleo sin lugar a dudas (78,76% del empleo agrícola en 2006), como destaca el Censo Agropecuario establecido por el IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas), pero con fuertes dependencias de una estructura agrícola centrada en el agronegocio.

Los resultados del censo demuestran igualmente el aumento de los déficit productivos de la agricultura familiar frente al aumento de los agronegocios. Estas tensiones parecen ser la marca determinante de la era Lula en materia agrícola y sobre todo en el tema de alimentación. En el cierre del Foro Brasileño sobre Cambio Climático, el pasado 26 de octubre de este año, el presidente se refirió a la agricultura de bajas emisiones de carbono como una de las medidas que Brasil perseguirá en su esfuerzo por mitigar los efectos de la agroindustria en el medio ambiente.

Solamente que esto se traduce en un programa de incentivos para la denominada “safra verde” y la expansión de la caña de azúcar y de la palma aceitera con “preservación ambiental”. El cambio de modelo productivo basado en la expansión de los monocultivos y la altísima dependencia que este modelo induce en el uso de fertilizantes nitrogenados, fosfatados y potasicos para el caso brasileño, no aparece en la pauta del debate gubernamental y continuará siendo parte de las luchas y reinvindicaciones de los movimientos agrarios y campesinos en Brasil. La agricultura continúa siendo espacio de disputas fundamentales en la definición de la sociedad y el país que puede resultar de los cambios políticos y sociales inaugurados en los últimos años.

Brasil podría ser una potencia en la exportación de etanol y soja, de hecho ya se coloca entre los grandes comercializadores a nivel mundial y reproducir el modelo de agricultura basada en monocultivos, con altísimos impactos ambientales y concentración de renta o bien puede aprovechar su potencial productivo, organizativo y la riqueza de suelos y biomas para erradicar el hambre, generar empleo digno y construir una sociedad más justa social y ambientalmente.

Bibliografía

CRN2. Presidente Lula assina decreto que assegura o direito à alimentação. 24 de agosto 2010:
http://www.crn2.org.br/index.php?pagina=noticia&&id=429

IPEA. Desafios do Desenvolvimento. Agricultura. Campo Fértil para Investir. maio/junho 2010. Año 7, n 61.

IPEA. Desafios do Desenvolvimento. Propriedades Agrícolas: reclassificar para crescer?. abril/maio 2010. Año 7. n 70.

Larissa Moutinho. Perspectivas 2010. http://www.vendamais.com.br/artigo/48964-2010.html

MAPA. Agricultura é essencial para redução de gases de efeito estufa. 26 de outubro 2010: http://www.agricultura.gov.br/

MST. Jornal Sem Terra, mayo/2004.

Reuters. Exportações do agronegócio do Brasil sobem 20,6% em fevereiro. 10 de março 2010:
http://g1.globo.com/Noticias/Economia_Negocios/0,,MUL1523167-9356,00-EXPORTACOES+DO+AGRONEGOCIO+DO+BRASIL+SOBEM+EM+FEVEREIRO.html

Reuters. Exportações do agronegócio do Brasil têm recorde em 12 meses. 13 de outubro 2010:
http://g1.globo.com/economia-e-negocios/noticia/2010/10/exportacoes-do-agronegocio-do-brasil-tem-recorde-em-12-meses-1.html

[1]Brasil figura como el mayor exportador mundial de carne bovina y pollo y segundo mayor, por detras de los Estados Unidos de América en exportaciones de soja.

[2]Para 2004, US$1 equivalia aproximadamente a 2,94 reales (promedio)

[3]Investigaciones del Instituto De investigaciones de Economia Aplicada (IPEA) han demostrado que existen unidades de mas de 100 hectareas de tierra clasificados como agricultura familiar y beneficiándose del PRONAF.

[4]Se estima que alrededor de 1/3 del PIB corresponde al agronegocio, y aproximadamente 37% del empleo (según la Confederacion Nacional de Agricultura). En el 2009 de los US$196 billones exportados por Brasil, US$75 billones correspondian al agronegocio.

C. Aguilar es investigador del Instituto Brasileño de Análisis Social y Económico (IBASE –Rio do Janeiro), de la Secretaria Mesoamericana del Grito de los Excluidos, San José, Costa Rica, e investigador asociado en CLAES. Diciembre 2010.

2 Comments

Other Links to this Post

  1. Política y Economía » Agricultura en Brasil: Negocio lucrativo o … | Veja, Brasil — 9 diciembre, 2010 @ 18:35

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

WordPress Themes